Prosivendola

Comunicación humana, consciente y eficaz.
Liderazgo creativo desde tu autenticidad.
Organizaciones fuertes, diversas y sostenibles.

Prosivendola

Comunicación humana, consciente y eficaz.
Liderazgo creativo desde tu autenticidad.
Organizaciones fuertes, diversas y sostenibles.

Palabras hermosas como flores…

Ya sabemos que la comunicación no consiste sólo en las palabras que utilizamos cuando hablamos o escribimos. Nuestro tono de voz, nuestro lenguaje corporal, nuestras expresiones faciales, nuestra mirada, nuestra actitud general e incluso nuestros pensamientos son también maneras poderosas de comunicarnos.

Nos comunicamos constantemente, ya sea con nosotros mismos o con otras personas. Comunicar es, sobre todo, querer conectar. Y la calidad de esa conexión depende mucho de nosotros, especialmente si somos el emisor del mensaje.

Sabiendo esto, os invito a preguntaros lo siguiente: ¿Producimos pensamientos, gestos y palabras hermosos cuando nos comunicamos con el mundo? ¿Priorizamos de verdad la compasión, la escucha profunda o el ser asertivos a la hora de hablar con los demás? ¿Nos esforzamos más en entender al otro que en demostrar que nosotros tenemos la razón? O, por el contrario, ¿tenemos tendencia a producir más sufrimiento o violencia cuando pensamos, hablamos o escribimos?

Mi deseo para todos nosotros es que en 2019 tomemos mayor conciencia de cómo nos comunicamos con los demás y con el mundo en general.

Mi deseo es que más y más, nuestras palabras puedan ser al mismo tiempo tan hermosas como flores (asertivas, bellas, claras, elegantes, compasivas) y tan certeras como flechas dando en el blanco de una diana (el mensaje habrá cumplido su objetivo, ya sea éste informar, persuadir, seducir, motivar o vender).

Creedme que juntar las dos cosas es posible y altamente recomendable. La elegancia, la generosidad, la eficiencia y la eficacia no tienen por qué estar reñidas cuando expresamos nuestro mensaje. Al contrario: si de comunicar bien se trata, estrategia y belleza deben ir de la mano.

El proceso para comunicar mejor nunca es rápido, pero aporta beneficios inmediatos e inacabables. En mi experiencia, funciona más o menos así: se toma conciencia de lo que necesitamos mejorar; se aprenden las mejoras; se practica mucho y con buen ánimo; se va integrando lo aprendido y ¡voilà! nuestra manera de comunicar será otra, mucho más serena y eficiente, y con resultados estupendos y tangibles en nuestro día a día.

Comunicándonos mejor, conectaremos mejor. Además, estaremos obsequiando nuestra pequeña-gran parte de armonía y compasión al mundo, que buena falta le hace y nos hace a todos.

Y con este deseo, ¡feliz entrada de año y muy buena comunicación para todos en el 2019!

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya…

Tantas veces la comunicación compasiva debe empezar por uno mismo. Como en estos días calurosos del verano mediterráneo, en los que es fácil impacientarse creyendo que el mundo entero ha entrado en un letargo del que jamás despertará. Quien espera, desespera, dice...

leer más

Aprender comunicación de la primavera

En estos días luminosos de la primavera mediterránea, camino entre naturaleza y me resulta imposible no emocionarme con la explosión de vida que es esta estación: el barullo de los pájaros, los brotes por doquier, los colores y esos perfumes verdes que todo lo...

leer más

Del silencio antes del verbo…

Antes que el recuerdo del invierno desaparezca del todo en esta primavera que llega con ímpetu, hagamos nuestra tercera parada en el camino de la comunicación compasiva. Le toca el turno al silencio, gran y desconocido aliado en el arte de la buena comunicación. Me...

leer más
Share This